RECOMENDACIONES SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA EMPRESAS DEL SECTOR

3 Abr

RECOMENDACIONES SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA EMPRESAS DEL SECTOR DURANTE LA CRISIS SANITARIA

En relación con la transmisión potencial del virus a través de los alimentos, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha señalado que no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión del virus, pero sí pueden ser el vehículo de trasmisión entre personas. Sin embargo, se afirma que existe la posibilidad de que una persona infectada pueda contaminar los alimentos al prepararlos o manipularlos con las manos sucias o al exponerlos a gotas infecciosas al toser y estornudar. Por tanto, aplicadas adecuadamente, las buenas prácticas de higiene son una forma efectiva de prevenir la contaminación de los alimentos con el virus.

En esta situación, conviene observar de forma especial, las precauciones que siempre hay que mantener, en materia de higiene, durante la manipulación de los alimentos, para prevenir enfermedades conocidas transmitidas por alimentos, como salmonelosis, listeriosis, etc.

Por ello debemos actuar con CORRESPONSABILIDAD todos los agentes de la cadena alimentaria con el objetivo común de minimizar los riesgos de contagio, asegurando una cadena alimentaria segura y fiable.

Es de gran importancia garantizar las máximas garantías en seguridad alimentaria, ya que sería difícilmente asumible una crisis alimentaria en esta situación.

Entre las recomendaciones que realizan los expertos del CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria) se encuentran las siguientes:

1. Adoptar las medidas generales de prevención:

  • Debe existir siempre material necesario para un correcto lavado de manos tanto en los puestos de trabajo como en aseos/vestuarios (lavado con jabón y agua caliente, solución hidroalcohólica).
  • Colocar carteles informativos en zonas de trabajo, zonas comunes… sobre higiene de manos e higiene respiratoria así como la distancia de seguridad requerida
  • Organizar la distribución espacial del personal para garantizar la distancia mínima de seguridad.
  • Aumentar la renovación del aire, en la medida de lo posible.

2. Reforzar el plan de limpieza y desinfección:

  •  Limpieza y desinfección de los puestos de trabajo con cada cambio de turno.
  • Revisar los desinfectantes y su modo de uso (dosis, tiempo y frecuencia): lejía al 0,1%, alcohol al 62-71%, peróxido de hidrógeno al 0,5%.
  • Aumentar la frecuencia de limpieza en zonas de tránsito de personas (vestuarios, zonas de carga/descarga, almacenes…).
  • Reforzar la limpieza de pequeños elementos que se manipulan con frecuencia (pomos, teclados, paneles táctiles…).
  • Formación e información al respecto al personal

3. Implantación de medidas de prevención en la recepción de mercancías: el virus sobrevive por un tiempo en superficies (plástico, papel/cartón y metal):

  •  Establecer una zona específica de recepción y desembalaje, en la medida de lo posible.
  • Uso de guantes y lavado de manos, inmediato a la finalización de la tarea.
  • Disponer de un contenedor con tapa para eliminar los embalajes exteriores.
  • Si se puede, desinfectar los paquetes mediante pulverizado con alcohol o lejía al 0,1%.

4. Reforzar la concienciación de las buenas prácticas de higiene:

  • Poner carteles recordando la importancia del lavado de manos y la forma correcta de hacerlo.
  • Recordar la importancia de la separación de la ropa de calle y de trabajo.
  • Recordar la necesidad de comunicar cualquier síntoma de enfermedad.
  •  Lavado diario de la ropa de trabajo (a máquina y temperatura entre 60-90ºC.

5. Mantener los controles del Sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control):

  • Adquisición de materias primas y productos auxiliares.
  • Comprobación en la recepción de materias primas y productos auxiliares.
  • Formación e información de los manipuladores en limpieza y desinfección y buenas prácticas de higiene.
  • Trazabilidad: proveedores y/o distribución.
  •  En el caso de modificación de los procesos productivos o introducción de nuevos procesos: revisión del Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC).
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *